Científicos crean una "batería semi-sólida" con la que llenar el depósito de los vehículos eléctricos

En la actualidad, los problemas que hacen que los vehículos eléctricos no tengan la confianza del consumidor son su baja autonomía y su elevado tiempo de recarga, que es de más de una hora. Investigadores del MIT creen haber encontrado la solución a los problemas de alimentación de los coches eléctricos con su "crudo de Cambridge", una sustancia viscosa capaz cargar futuras generaciones de automóviles sin emisiones desde un surtidor.

Esta forma de batería semi-sólida de litio, que según sus creadores podría reducir a la mitad el peso y el coste de los sistemas de acumulación actuales, ofrece una alta densidad energética en forma de partículas suspendidas en un electrolito líquido, que podría ser bombeado desde un surtidor al depósito del coche. De esta forma, cargar un coche eléctrico sería más parecido a repostar: por un lado extraes el líquido "gastado", y por el otro, introduces varios litros de producto pre-cargado en la electrolinera. Posteriormente, el líquido recogido podría ser reutilizado.

De acuerdo a las proyecciones de los científicos responsables de este "petróleo eléctrico", que ya han recibido más de 16 millones de dólares en ayudas y capital de riesgo, sus baterías semi-sólidas podrían ser hasta 10 veces más eficientes que las convencionales, y lo que es igual de importante: también mucho más baratas. Hasta un 50% si sus estimaciones son correctas. En realidad las baterías líquidas no son una idea nueva, pero hasta ahora, nadie había conseguido unos niveles de eficiencia y capacidad comparables, y según dicen, en 18 meses podrán tener el primer prototivo operativo. (leído)